Noticias

 LOS FABRICANTES Y EXPENDEDORES DE PAN DE CRUZ de Ciudad Real RECIBEN 5.000 EUROS DE LA DIPUTACIÓNPresidencia: Jueves, 19.12.2013
[ Ir a secciones de Noticias ]    [ Más noticias de la sección
La institución provincial financia diversas acciones promocionales que lleva a cabo esta asociación

La Diputación de Ciudad Real ha firmado esta mañana un convenio con la Asociación Provincial de Fabricantes y Expendedores de Pan de Cruz de Ciudad Real mediante el que la institución provincial aporta a la citada entidad 5.000 euros que destinarán a la financiación de diversas acciones promocionales.

La representación de la institución provincial, desde la que se apoya a los sectores productivos ciudadrealeños a través del Área de Promoción Económica, ha corrido a cargo del presidente de la Corporación, Nemesio de Lara, acompañado por el vicepresidente José Fernando Sánchez-Bódalo, mientras que por parte de la Asociación Provincial de Fabricantes y Expendedores de Pan de Cruz de Ciudad Real ha firmado su presidente, quien ha agradecido la sensibilidad que encuentran siempre en la Diputación.

A preguntas de De Lara, el presidente ha asegurado que el consumo de pan de cruz y artesano ha experimentado un tímido aumento en detrimento del pan precocinado. Es el producto que menos cuesta de la cesta de la compra y en la

 

actualidad se tira menos a la basura como de la crisis.

El pan de cruz se elabora en varias comarcas de la provincia desde tiempo inmemorial de forma artesanal y es originario del Campo de Calatrava. Se define como el pan formado por una pieza compacta y densa, de trigo candeal, bregado de miga dura y blanca, en forma de hogaza abombada, con corteza lisa, en cuya cara anterior lleva dos profundos cortes perpendiculares en forma de cruz, de la que toma su nombre.

El pan de cruz tiene forma redonda y aplastada, con corteza gruesa, suave y crujiente, de color dorado a castaño claro. La miga es de color blanco, de textura suave, esponjosa, consistente, con sabor intenso a cereales y apariencia de algodón.

Pan de Cruz, sabiduría y tradición en los hornos de Ciudad Real

Texto: Yaiza Tacoronte. Fotos: IGP Pan de Cruz.
Núm. 62. En Productos. Julio de 2011
29-8-2011

En España se elaboran hasta 315 tipos de panes diferentes, pero sólo dos de ellos cuentan con una Indicación Geográfica Protegida que certifique su calidad. El Pan de Cea gallego, amparado desde 2004, y el Pan de Cruz de Ciudad Real, con certificación desde el año 2007.

Hecho con trigo candeal y con forma de hogaza abombada.
ver mas

Originario de la comarca de Calatrava (Ciudad Real) y más concretamente de la zona de Almagro, Carrión de Calatrava y Manzanares, desde donde se ha ido extendiendo al resto de la provincia, el Pan de Cruz se caracteriza por ser una pieza en forma de hogaza abombada, de trigo candeal, compacta y de miga dura y blanca. El agua, la sal, la harina candeal y la levadura madre son los únicos ingredientes utilizados en su elaboración. En su cara superior de corteza lisa, cada pieza de pan tiene dos profundos cortes perpendiculares en forma de cruz, de los que toma su nombre y que permiten su fácil diferenciación, mientras por la cara inferior llevan grabados el logotipo identificativo de la IGP.

Su origen, difícil de precisar, se remonta a la época de la Orden de los Caballeros Calatravos en el siglo XIII, a quienes se les atribuye el hecho de marcar los panes con una cruz, antes de repartirlos entre la población del Castillo de Calatrava. Su reputación y prestigio sigue siendo enorme y eso ha permitido que goce ahora de una buena producción aunque en su momento atravesó momentos de caída. El uso de la harina candeal ha influido de manera decisiva en su calidad. La importancia que en esa época fue adquiriendo la zona provocó un rápido aumento de la población y el pan se convirtió en uno de los alimentos básicos más demandados, provocando un aumento de la producción y de los cultivos de trigo para su elaboración en toda la región.

Tradición gastronómica

El Pan de Cruz está ligado históricamente a la cocina tradicional de la comarca de Calatrava, basada fundamentalmente en una gastronomía de labriegos y pastores, quienes se han beneficiado de su larga durabilidad. Esta cualidad es una de las claves de su gran aceptación y de su uso tanto en la elaboración de los guisos o como perfecto acompañante de quesos y vinos manchegos. De hecho, una gran variedad de platos autóctonos tradicionales -como las mi – gas, el guiso Camacho, las rebanadas o los picatostes- tienen entre sus ingredientes básicos al Pan de Cruz. Las características esenciales que lo vinculan con su zona geo gráfica de producción, que comprende toda la provincia, están íntimamente ligadas a la climatología de la zona, y que se caracteriza por la baja humedad del aire. Esto ha ejercido una notable influencia sobre la forma y el aspecto que han acabado adoptando las hogazas y que ha afectado de manera directa a la configuración de la miga -compacta y densa- y al grado de conservación.

Pasos para su elaboración

Este tipo de pan se puede encontrar en cuatro tamaños diferentes: grande (750-850 gr.), pequeño (550-650 gr.), en libreta (310-410 gr.) y el panecillo de cruz (115-135 gr.). Las variedades que más se consumen son el panecillo -usado principalmente en restauración, con 56.000 piezas al año, y las libretas, con 26.000 unidades. Por su parte, la hogaza pequeña (16.000 piezas anuales) y la grande -con una producción que roza las 6.000- son las menos demandadas. La mayor parte de su producción se lleva a cabo en los hornos de panadería familiares que han sabido conjugar la tradición y la experiencia con la modernización. De hecho, en siete de los 25 obradores que están adscritos a la IGP Pan de Cruz de Ciudad Real, las piezas se siguen elaborando como hace siglos: a mano y en hornos de solera refractaria.

El amasado es uno de los pocos pasos en los que los panaderos adscritos a la IGP recurren al uso de máquinas. El hecho de que se trate de una harina especialmente dura hace necesario el empleo de las amasadoras mecánicas, donde la masa permanece de 20 a 30 minutos a una temperatura de entre 24º y 25º grados.

Una vez trabajada la masa, el siguiente paso consiste en introducirla por una refinadora, preferiblemente de cilindro, donde tras varias pasadas se obtiene una masa fina y elástica, libre de brumosidades y fácil de extender. Al tratarse de panes artesanos y con la finalidad de obtener los distintos tamaños, las masas se pesan en básculas volumétricas, balanzas electrónicas o en una divisora de volumen.

El formado se realiza a mano; consiste en conseguir que la masa adopte una forma de bola cónica que deberá extenderse. El tendido de la masa permite hacer mayor el círculo, afinando los bordes y dejando el centro más alto. Una vez formado el pan se deposita en tablas revestidas con lienzo o un tipo de tela similar para que fermente. Para conseguir una corteza fina y que la fermentación se lleve a cabo adecuadamente, la temperatura ambiente y la humedad relativa del aire deberán mantenerse respectivamente entre 26 y 30 ºC, y del 40 al 45% de humedad relativa del aire. De la temperatura de penderá también la duración del proceso, que podrá oscilar entre los 80 y los 140 minutos.

Una vez ha fermentado el pan, se realiza el cortado. Los dos cortes perpendiculares se llevan a cabo manualmente en la cara superior de la hogaza. Para que el corte adquiera la suficiente consistencia se dejan reposar entre 10 y 15 minutos. Pasado este tiempo se lleva a cabo el marcado de la cara posterior de la pieza con el logotipo de la IGP Pan de Cruz de Ciudad Real. Se trata de la Cruz de Calatrava, marcada en forma de perforaciones puntuales de la corteza del pan. El hecho de marcar cada pieza con este sello provisto de púas con la forma del logotipo de la IGP sirve también para evitar que se desprenda la miga de la corteza durante el proceso de horneado.

Para cocer estos panes se usan hornos antiguos que cuentan con soleras y paredes refractarias. La masa, con la cruz hacia abajo, se introduce mediante palas de madera y se mantienen durante 30 ó 50 minutos, dependiendo de la pieza, primero a una temperatura de 250º y posteriormente a 200º. El pan, que se saca del horno con la misma pala, se deposita en carritos con baldas de madera donde se orean y se enfrían para ser etiquetados y comercializados fundamentalmente en Ciudad Real, Madrid y Valencia.

Propiedades nutricionales

El pan es una fuente de energía muy importante debido, en parte, a su riqueza en hidratos de carbono como las dextrinas, el almidón, los azúcares y la celulosa, y por su pronta asimilación, lo que le permite cubrir las necesidades del organismo rápidamente. A diferencia de otros productos, el pan contiene poca grasa y, por lo tanto, no aporta prácticamente al organismo colesterol ni grasas saturadas. Su consumo está especialmente indicado para niños, jóvenes y personas que gastan muchas calorías o que realizan trabajos adicionales. La fibra del pan se encuentra en la capa externa de los cereales o salvados y, en el caso del pan blanco, en el almidón. Su papel resulta fundamental para luchar contra el estreñimiento y el colesterol. Tanto el pan integral como el de miga blanca contienen altos niveles de calcio, por lo que su consumo evita también las molestias de huesos o enfermedades como la osteoporosis. En el pan encontramos un alto aporte de vitaminas E y B. La B se encuentra fundamentalmente en el salvado y la capa del grano, mientras que la E está en la grasa o aceite del germen.

Pan durante más tiempo

A pesar de que el Pan de Cruz es capaz de durar siete días en óptimas condiciones, desde la obtención de la IGP, el Consejo Regulador ha estado trabajando para prolongar, aún más, la durabilidad y conservación del pan. En este sentido ha sido fundamental el desarrollo y el estudio de nuevos métodos de empaquetado llevados a cabo en el Centro Tecnológico de Ce reales. Sin dejar en ningún momento de cumplir con el pliego de condiciones de la IGP, en estos momentos una de las variedades que mejor se conserva es la libreta, que se vende tanto entera como rebanada y empaquetada al vacío, lo que, además de facilitar su consumo, permite un grado de conservación óptimo durante 20 días, siempre que se mantenga en un lugar seco y fresco donde no dé el sol. Este avance está permitiendo ampliar el mercado a otras provincias españolas, como Madrid o Valencia, donde ya es posible encontrarlo.

El origen de las marcas

El pan ha supuesto un alimento básico en muchas culturas. Los primeros eran panes bastos y muy aplastados que se realizaban a partir de cereales sin fermentar. En Sumeria o Mesopotamia hacia el 6000 A.C. el pan se empezó a elaborar diferenciando las fases de amasado y calentamiento, pero fue en Egipto donde descubrieron la fermentación. El pan mejoró su presentación, su sabor y sus cualidades alimenticias, y se generalizó su uso. Los celtíberos fueron los primeros en introducir el consumo del pan en nuestro país y fue durante la España mozárabe cuando se popularizó el cultivo de cereales para su elaboración. El pan pasó entonces a convertirse en el alimento básico, sobre todo el pan blanco (signo de prestigio social e inaccesible para muchos) y el pan rojo, algo más tosco y elaborado con harina y salvado. Aunque se cocía en hornos públicos, cada familia elaboraba su propio pan en casa. Este hecho provocó la necesidad de marcarlo o sellarlo para poder después diferenciarlo del resto. Esta costumbre permaneció durante un tiempo y ha sido recuperada ahora mediante la creación de sellos de calidad diferenciada. Estas marcas, al igual que antes, certifican la procedencia y la calidad del pan. En España, y especialmente en la zona mediterránea, existen gremios de panaderos desde hace más de 750 años. Desde el año 1200 consta la existencia escrita del gremio de panaderos de Barcelona.

Presidente de la IGP “Pan de Cruz”

¿Qué aspectos influyen en la calidad del Pan de Cruz? Fundamentalmente la harina utilizada, en este caso candeal, y el hecho de que se trate de un producto artesano hecho a mano y horneado en un horno antiguo de solera refractaria durante 50 ó 56 minutos.

¿A qué se debe que tenga una masa tan dura? A la cantidad de agua. En la elaboración de este pan la cantidad de agua es de un 40% frente al 60% o 70% de otros panes. Esto provoca que la masa sea más dura y compacta y que tenga una miga blanca tipo algodón.

¿A este pan le afecta la crisis? El pan ha sufrido en los últimos años una bajada de consumo abismal, pero en nuestro caso el hecho de tener una calidad diferenciada nos ha permitido aumentar las ventas y no lo hemos notado tanto. La mala imagen que se ha dado de su consumo y el hecho de que muchos crean que es un producto que engorda perjudica enormemente a la industria panadera.

¿Sigue siendo el producto más consumido? Hemos pasado de ocupar el primer lugar en la lista de los productos de consumo habitual más demandados a situarnos entre el segundo y tercer lugar por debajo de la leche y sus sucedáneos.

España, el segundo mercado mundial de pan y bollería
21 Octubre 2013

España, el segundo mercado mundial de pan y bollería
Fuente: Parlamento Europeo
El Strategic Research Center de EAE Business School ha presentado ‘El Gasto en Alimentos Básicos 2013’, un estudio que muestra el análisis del gasto realizado en productos de alimentación básica divididos en tres grupos: frutas y verduras, pan y bollería y productos lácteos, además del estudio concreto del consumo de leche.

España se sitúa como el cuarto país con mayor índice de consumo de fruta y verdura del mundo. El gasto reflejado en el informe es de 17.923 millones de euros y únicamente se sitúan por delante: China, EE.UU. y Japón, con 127.837, 79.209 y 31.951 millones de euros respectivamente. El caso de España resulta más llamativo que el del resto de países, puesto que se trata de una población relativamente pequeña. Teniendo en cuenta los datos que se obtuvieron en 2007, desde 2012 se ha producido un incremento del 6,32% en el consumo de frutas y verduras.
Analizando el consumo por habitante, el país ibérico también vuelve a encontrarse entre los primeros puestos. En primer lugar está Holanda, con 352 kilogramos por habitante. En segundo España, con 229 kilogramos, que muestra un descenso de 9,97% menos 2012. Y por último Japón, con 208 kilogramos.
En cuanto al gasto en consumo de pan y bollería, España sería el segundo país con mayor cifra, concretamente 4.662 millones de euros. Por delante de él se sitúa Alemania, con 14.026 millones. En tercer lugar está Reino Unido, con 3.678 millones de euros.
España gastó 6.913 millones de euros en productos lácteos en 2012, evidenciando un crecimiento del 8,48% desde 2007. Los españoles gastan una media de 149 euros en productos lácteos a lo largo del año, lo que supone un crecimiento del 4% en el periodo 2007-2012.
En el consumo de lácteos el país ibérico se posiciona a la cola. En 2012 se consumieron 2.471 millones de euros en leche, lo que lleva a España a ser el cuarto país con menos consumo. Además, junto con China, es el único país donde el consumo ha descendido desde 2007, con un decrecimiento del 1,80%.

PANADERÍA ARTESANA

 

Los amantes y las amantes del pan están de enhorabuena. Por fin podrán disfrutar de “El pan. Manual de técnicas y recetas de panadería”, un clásico de la cocina escrito por el maestro Jeffrey Hamelman. “El Pan contiene 140 recetas, explicadas paso a paso, de un amplio número de panes clásicos: centeno, de masa madre, brioche, focaccia,… Una colección de sabores, olores y texturas para comenzar en el infinito mundo del pan artesano. Con este libro, se descubre un pan para cada estación y para cada paladar, incluyendo recetas nuevas, algunas de delicias poco conocidas como el pan de granja suizo o las baguettes de tradition.

La primera parte del libro es un repaso muy completo de todas las técnicas que intervienen en el proceso de hacer pan, una excelente guía para esta afición tan gratificante. Las ilustraciones de Chiho Kaneko, de gran belleza y sentido, facilitan la comprensión de las técnicas manuales. A lo largo de todo el libro, el autor va intercalando pequeños textos donde muestra su pasión por el oficio de panadero y su ilimitado amor al pan. Todo ello escrito con un lenguaje claro, directo y muy ameno. El libro de Jeffrey Hamelman es el compañero ideal en la cocina. Invita a los panaderos noveles a explorar el mundo de la panadería con confianza. Porque como dice Jeffrey Hamelman “hacer pan es bastante fácil, lo difícil es hacer buen pan todos los días”.

Considerado por críticos, profesionales y amantes del buen pan como la gran obra maestra de la panadería contemporánea, llega a España de la mano de una nueva editorial: Libros con Miga. Un proyecto que nace con la voluntad de convertirse, poco a poco, en la referencia de información y conocimiento sobre productos y trabajos artesanos, consumo responsable y creatividad manual y culinaria. De la edición en inglés publicada en EE.UU se han vendido más de 75.000 ejemplares. Ahora le toca el turno al español con la traducción de Ibán Yarza, el gran divulgador del pan en España. El libro viene avalado además por una campaña de crowdfunding en la que más de 400 personas decidieron dar su apoyo para tener entre sus manos esta pequeña joya.

Sin duda, será uno de los libros de cocina de estas navidades el mejor regalo posible para los amantes del buen pan.

DATOS TÉCNICOS

El Pan. Manual de técnicas y recetas de panadería

Autor: Jeffrey Hamelman

Traductor: Ibán Yarza

Publicado por Libros con Miga

PVP: 35 €

Fecha de lanzamiento: 27 de noviembre de 2013

 

DIARIO LAS PROVINCIAS (VALENCIA): BAJA EL CONSUMO DE

PAN PERO NO SU PRECIO

Cada vez somos menos paneros. Hace tres décadas comíamos 134 kilos por persona y año. Ahora, 36. La globalización lo pone difícil, pero aún queda algún quijote del horno

 

Insertamos hoy este artículo publicado el pasado 1 de Octubre en el diario “Las Provincias” de Valencia, escrito por Borja Olaizola, que creemos que es de interés para nuestro sector.

Los tratos en el mundo del trigo se siguen haciendo en pesetas. Tantos kilos valen tantas pesetas, los euros se dejan para otras magnitudes. Es como si en torno al más bíblico de los cereales prevaleciese cierto atavismo que lo mantiene a resguardo de las sacudidas y vaivenes de la nueva economía. El trigo es al fin y al cabo uno de los pilares de nuestra civilización: el pan es nutriente básico y metáfora imprescindible para descifrar nuestra cultura. Prueben a imaginar qué sería de la literatura, el refranero, las parábolas religiosas o el teatro sin su presencia. El beso con el que hasta hace poco se bendecía en muchos hogares el trozo que caía al suelo antes de devolverlo a la mesa ilustra hasta qué punto era algo más que un alimento.

Pero lo de las pesetas es solo un espejismo, probablemente el último vestigio de un tiempo en el que el término globalización no se había incorporado a nuestro vocabulario. “El trigo es en nuestros días una ´commodity´(mercancía) más, como el cobre, el petróleo o cualquier otro bien de consumo sujeto a los vaivenes de los mercados financieros internacionales”, ilustra José Luis Álvarez Arce, director del departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Navarra. Lot Roca, responsable de una pequeña harinera que lleva su apellido en Lleida, lo confirma a pie de terreno: “Desde que el mercado del trigo se globalizó con la llegada de los especuladores y los capitales de los fondos de inversión, la volatilidad de los precios se ha disparado y el que de verdad gana dinero no es ni el agricultor, ni el harinero ni el panadero, sino el que da las órdenes de compra y venta desde un despacho”.

La globalización ha transformado por completo el mundo del trigo español. Saturio Hornillos, un panadero artesanal con más de treinta años de actividad profesional a sus espaldas, recuerda cuando cada comarca tenía su propia variedad de trigo y las harineras trabajaban con el grano que se cosechaba en los campos vecinos. “Muchas veces me pregunto si lo que ahora se vende en las gasolineras o en los hipermercados, ese producto hecho con masas ultracongeladas de harinas importadas de ínfima calidad, merece llevar el nombre de pan, habría que llamarlo de otra manera”, se enoja.

Hornillos es un quijote que sobrevive haciendo pan a la antigua usanza y que tiene entre sus clientes a primeros espadas de la cocina como Martín Berasategui o Eneko Atxa. Adquiere la materia prima  en pequeñas harineras que trabajan con trigos autóctonos y recurre a una masa madre que conserva viva desde hace treinta años para la fermentación. El horno de su obrador de Gizaburuaga, en Bizkaia, se alimenta con leña de haya de los bosques navarros, un arcaísmo que es a a la vez una declaración de principios en un sector que ha alcanzado un grado de tecnificación difícil de imaginar hace unas décadas. “Cuando empecé a trabajar solía haber unas cuarenta personas en una panadería, pero ahora cuesta encontrar una que tenga más de tres empleados”, constata.

Tres veces más

José Roales es un agricultor de 52 años de la localidad zamorana de Villamayor de Campos, ubicada en el corazón de la Tierra de Campos, que ha sido durante siglos el granero de Castilla. Como todos los socios de la cooperativa a la que pertenece, Roales hace tiempo que sustituyó el tradicional y sabroso candeal que cultivaban sus padres por una variedad de trigo mucho más productiva. “Quitando unas pequeñas explotaciones dirigidas a mercados minoritarios, se podría decir que las variedades de trigo locales han desaparecido”, observa. El rendimiento es ahora la premisa principal: “El trigo que sembramos nos da 6.000 kilos por hectárea mientras que el candeal se quedaba en apenas 2.000, tres veces menos”.

El agricultor zamorano confirma desde la cabina de su tractor (está en época de siembra) las perspectivas de la FAO, la organización alimentaria de la ONU, que ha pronosticado que 2013 se cerrará con la mayor cosecha de trigo que se ha conocido en la historia, unos 710 millones de toneladas, casi un 8% más que en 2012. “No he visto otro año así, ha sido espectacular”, dice Roales, que atribuye el récord de producción a la combinación de una climatología excepcional con la evolución que experimentan semillas, fertilizantes y herbicidas.

España está lejos de ser una potencia cerealista. Su producción media se sitúa alrededor de los cinco millones de toneladas, muy lejos de los 40 millones de Francia y los 23 millones de Alemania, los dos principales productores de la Unión Europea. Desde la Asociación de Fabricantes de Harinas y Sémolas de España (Afhse) confirman que todos los años se importan entre cuatro y cinco millones de toneladas para completar el abastecimiento del mercado nacional. A falta de las cifras definitivas, la ´súpercosecha´ de 2013 no pondrá fin a la dependencia exterior pero sí hará que disminuyan las importaciones.

El excedente de grano se ha traducido en una bajada de los precios. “El kilo de trigo ha caído de 45 a 30 pesetas (de 0,27 a 0,18 euros) en menos de un año”, precisa Javier Sagrero, responsable de la empresa burgalesa de grano que lleva su apellido. La harinera leridana Lot Roca, por su parte, cifra el descenso en un 20%. En la UE se calcula que la bajada se sitúa en torno al 15% mientras que la FAO eleva el porcentaje hasta el 18%.

Como la gasolina

La pregunta del millón es si esos descensos repercutirán en el precio del pan. El profesor de Economía Álvarez Arce no cree que eso vaya a ocurrir aunque piensa que la abundancia de cereal pondrá más difíciles las cosas a los especuladores. “El mejor límite a la especulación es una oferta abundante”, expone. Tampoco el agricultor Roales ni la harinera Roca creen que el pan se abarate. El trigo, razonan, ha entrado en un circuito tan tortuoso como el de la gasolina, que se encarece cuando el petróleo está en alza pero que se resiste a bajar cuando el crudo se abarata. El índice que mide los precios de las materias primas en la UE corrobora esa impresión. A pesar de que el trigo es mucho más barato, el pan ha subido el último año un 1,9% de media en Europa y un 1,3% en España.

Eso explica en parte que el milagro del trigo, que en otras épocas hubiese sido saludado con grandes titulares, ceremonias públicas de agradecimiento y tedeum varios, deje hoy un cierto poso de indiferencia. El pan no solo ha perdido protagonismo simbólico ne el imaginario colectivo, sino que además ha dejado de ser el rey indiscutible de la mesa. Los 134 kilos por persona y año que se consumían en España hace tres décadas han menguado hasta los 36 kilos actuales, un descenso que se relaciona tanto con el cambio de hábitos alimenticios como con la leyenda que asocia al pan con la obesidad. “¿Que si engorda el pan? Lo que de verdad engorda es el embutido o la mantequilla que se suelen comer en compañía del pan”, zanja el catedrático de Nutrición de la Universidad de Navarra Alfredo Martínez.

Fuente de texto y foto: Las Provincias

 

DÍA MUNDIAL DEL PAN: ISABEL GARCÍA TEJERINA DESTACÓ EL VALOR NUTRICIONAL DEL PAN Y SU IMPORTANCIA COMO BASE DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

En el desayuno informativo al inicio de la Semana del Pan

 

  • Subrayó el peso del sector de la panadería “que representa el 36,8% del conjunto de empresas dedicadas a la alimentación y las bebidas”.
  • Resaltó el incremento del 1,8% en el consumo de pan en los hogares en el periodo de mayo 2012 a abril 2013
  • Anunció la incorporación, dentro de los premios Alimentos de España, de una categoría especial dedicada a los panes

16 de Octubre de 2013. La Secretaria General de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, destacó el valor nutricional del pan como fuente de hidratos de carbono, vitamina B y minerales, y su importancia “como base, junto con el aceite de oliva, de la Dieta Mediterránea“. Fue durante su intervención en el Desayuno informativo que se organizó en el marco del Día Mundial de la Alimentación y del Día Mundial del Pan, sirviendo de punto de partida para la celebración de la Semana del Pan.

García Tejerina destacó el incremento en el consumo del pan en los hogares españoles, que en el periodo de mayo de 2012 a abril de 2013 subió en un 1,8%, tal como se desprende de los estudios sobre consumo que elabora el Ministerio.

Un cambio de tendencia, señaló la Secretaria General, que está marcada “por los numerosos estudios científicos que han puesto en valor las propiedades nutricionales del pan en la dieta y por la labor de promoción de este producto realizada por asociaciones como CEOPAN y ASEMAC.

También destacó García Tejerina la amplia variedad de tipos de pan que se pueden encontrar en las distintas zonas, recordando que existen tres tipos con figuras de calidad diferenciada como la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Pan de Cea en Galicia, la IGP Pan de Cruz en Ciudad Real y la de Pa de Pagès Catalá. Reconocidos por la Unión Europea, además de la andaluza IGP Pan de Alfacar, en proceso de reconocimiento.

También mostró el interés del Departamento por el proceso de innovación tecnológica que está desarrollándose para la obtención del primer trigo con bajo contenido en gluten del mercado, proyecto que se está desarrollando en España.

Por todo ello, anunció que se está trabajando para lograr el reconocimiento nutricional del pan por parte de la sociedad y de los consumidores, para lo cual “se incorporará una categoría especial dedicada en exclusiva a los panes dentro de los premios Alimentos de España que otorga el Ministerio”.

Importancia del sector en España

En su intervención, la Secretaria General valoró también el papel del sector de la panadería dentro de la industria alimentaria, y su peso en la economía del país. Así destacó su importancia al representar el 36,8% del conjunto de empresas dedicadas a la alimentación y las bebidas, generando empleo para 77.500 personas. “Se ha convertido en el grupo alimentario que más recursos humanos emplea, alcanzando además un valor de ventas superior a los 6.800 millones de euros”, subrayó García Tejerina.

Otro aspecto característico del sector es su diseminación por todo el territorio nacional. Sobre este particular hizo especial hincapié la Secretaria General al señalar que se trata de una industria que está presente en casi todos los municipios, estando constituida principalmente por microempresas, empresas familiares y pequeñas y medianas empresas. “Todas ellas han experimentado, a lo largo de los años, un profundo proceso de profesionalización y de adaptación, que les permite a día de hoy, ofrecer productos que cumplen con los mayores estándares de calidad”, indicó la Secretaria General.

Semana del Pan

Como iniciativa de apoyo al sector, García Tejerina explicó que el Ministerio, junto con la Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería (ASEMAC) y de la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN), ha organizado la Semana del Pan, que se inició el 16 de Octubre y mantendrá sus actividades hasta el próximo día 22.

“El sector y la Administración vamos a intensificar esos días las actuaciones de promoción”, señaló la Secretaria General, explicando que desde el Departamento se ha organizado una exposición bajo el lema “Nuestro pan, nuestra cultura y calidad”, que contará con una sección didáctica que informará sobre el proceso de elaboración del pan tradicional y el industrial, los tipos de pan, su cata y su relevancia en la dieta, mostrando también los panes con logotipo de calidad diferenciada.

Esa exposición contará con una parte audiovisual, donde se proyectarán los video reportajes y fotografías sobre ese procuro con espacios en los que se presentarán paneles con diferentes tipos de pan y su descripción.

Además, señaló García Tejerina, en la Web institucional de promoción agroalimentaria www. alimentacion.es se ha creado un nuevo apartado en la sección de “Enciclopedia de los alimentos”, exclusivamente dedicado al pan. “La finalidad es difundir entre los usuarios información de este producto, su historia, las denominaciones de venta, los tipos de pan reconocidos por la Unión Europea, así como los más característicos de cada región”, concluyó la Secretaria General.

Fuente de texto y foto: MAGRAMA

 

FEDERACIÓN VASCA DE PANADERÍA: EL 39% DE LOS

ESCOLARES VASCOS TOMAN UN DESAYUNO SALUDABLE

COMPUESTO POR LECHE, CEREALES Y FRUTA

Comenzaron el 13 de Noviembre los Desayunos Cardiosaludables para escolares vascos en Gipuzkoa, que llegarán a 2.456 alumnos de 53 centros de la provincia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Asociación Corazón Vivo-Bihotz Bizi Elkartea organiza la XIV edición de los Desayunos Cardiosaludables, en colaboración con Policlínica Gipuzkoa, la Federación Vasca de Panadería, Ausolan, Eroski, el Consejo de Farmacéuticos del País Vasco y la Universidad del País Vasco.

La XIV edición de los Desayunos Cardiosaludables arrancó el pasado 13 de Noviembre en Gipuzkoa en 3 colegios: Belaskoenea y Eguzkitza de Irún e Ikabide Ikastola de Donosti.

La inauguración de esta edición se celebró ayer en el Colegio Maristas El Salvador de Bilbao. Esta edición es la de mayor alcance hasta el momento por el número de centros (144) y de alumnos inscritos (6.348).

La actividad consiste en impartir a los alumnos una charla informativa sobre la importancia de un buen desayuno y la degustación posterior de un desayuno cardiosaludable con los ingredientes fundamentales.

El colegio Maristas El Salvador de Bilbao acogió el pasado 13 de Noviembre el arranque de la XIV edición de los Desayunos Cardiosaludables para escolares que organiza la Asociación para la Información y Prevención Cardiovascular, Bihotz Bizi-Corazón Vivo (www.corazonvivo.com), con el objetivo de concienciar a la población infantil sobre la importancia de desayunar correctamente cada mañana. Un año más, la campaña será posible gracias al apoyo y colaboración de la Federación Vasca de Panadería, Policlínica Gipuzkoa, Ausolan, Eroski, el Consejo de Farmacéuticos del País Vasco y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Esta decimocuarta edición será la de mayor alcance hasta el momento, ya que participarán un total de 6.348 alumnos de 144 centros escolares, 625 alumnos de 17 centros de Álava, 3.267 alumnos de 74 centros de Bizkaia y 2.456 alumnos de 53 centros de Gipuzkoa.

En la pasada edición se realizaron más de 2.128 encuestas en 53 centros de toda la Comunidad Autónoma Vasca. Según los análisis de los datos -que ha realizado la Facultad de Farmacia de la UPV/EHU, se observan mejoras en los hábitos alimenticios de los niños a la hora del desayuno, “pero también existen algunos puntos en los que es importante seguir trabajando”.

De las citadas encuestas se desprende que el 39,2% de los encuestados ingiere una combinación adecuada de alimentos en su desayuno (leche+fruta+cereales). En cuanto al tiempo dedicado a desayunar es de 15 minutos o más en el 92,5% de los casos.

Por otra parte, destaca el aumento de consumo de pan integral, con el beneficioso aporte de fibra que esto conlleva. En cuanto a su acompañamiento, se observa en los últimos años un paulatino incremento de la utilización de aceite de oliva.

Si bien los resultados de las encuestas son muy similares en los tres territorios, destaca especialmente en Araba y Gipuzkoa el aumento del uso de aceite de oliva como acompañamiento del pan. Además, en Bizkaia 4 de cada 10 niños toman un desayuno completo, cifra que se sitúa por encima de la media.

Por otra parte, el consumo de bollería continúa siendo elevado, ya que el 40% de la población estudiada lo consume de manera habitual, no variando este porcentaje respecto a la campaña anterior. Este dato se sitúa como un claro objetivo para la campaña 2013-2014 “intentando que se consuma en ocasiones especiales”.

Asimismo, un 60% de los escolares participantes no toman derivados lácteos y es importante fomentar el consumo de leches fermentadas, yogures y queso fresco en el desayuno. “Algunos proporcionan beneficios adicionales a los de los nutrientes, como por ejemplo, bacterias beneficiosas. Además, el consumo de alimentos ricos en fibra dietética entre la población infantil es escaso y, por esta razón, convendría incrementar el consumo de pan integral en el desayuno”, afirman los organizadores de los Desayunos Cardiosaludables.

Inciden además en que “se debe seguir haciendo hincapié en la importancia de un desayuno completo  que combine todos los ingredientes de un desayuno saludable, para cuidar la salud y prevenir problemas cardiovasculares en el futuro”.

En este contexto, la asociación Bihotz-Bizi continuará trabajando un curso más para hacer llegar el mensaje a los escolares de la importancia que tiene un buen desayuno.

Un desayuno saludable

El desayuno es la comida más importante del día y tiene repercusión en el rendimiento físico y escolar, ayuda a mantener una alimentación equilibrada y facilita controlar el peso. Un buen desayuno estaría compuesto necesariamente por cereales (pan, tostadas, copos… y mejor si son integrales, ya que aportan fibra y ayudan al correcto funcionamiento del intestino), fruta (preferiblemente tomar la ración entera, ya que en el zumo se piede gran cantidad de fibra), lácteos (leche, preferiblemente semidesnatada; queso, mejor si es fresco; yogur…) y aceite de oliva (unas gotas, para aumentar el colesterol bueno y evitar enfermedades cardiovasculares).

Para completar este desayuno, tenemos algunos alimentos opcionales. En primer lugar están los embutidos, que si es posible deben ser magros (jamón serrano o de York, pavo…), pero estos son una mejor opción para el almuerzo. El resto del abanico de extras lo completan los frutos secos, la miel, el chocolate o los azúcares.

Texto y fotos: Asociación Corazón Vivo / Federación Vasca de Panadería

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 VIDEO